Vuelta a la rutina despues de vacaciones

Después de los desórdenes vacacionales que cometemos, sobre todo con las comidas, se hace cuesta arriba retomar nuestra vida cotidiana. Una de las cosas que nos puede ocurrir es que nos quedemos con la boca abierta cuando nos subamos a la balanza: seguramente nos sorprenderá que tenemos algunos kilos de más, bien ganados en los recientes y reparadores días de ocio. En las vacaciones, es común que abandonemos los hábitos alimentarios saludables. La razón es simple: nos enfrentamos a una avalancha de alimentos que no se consume normalmente y en porciones más grandes a las que estamos acostumbrados. Es difícil eludir la tentación. Pero cuando terminan las vacaciones, hay que volver a la rutina para restablecer nuestro mejor peso y hábitos más saludables de alimentación. Aquí algunos consejos para lograrlo:

– Coma porciones adecuadas. En general, en las vacaciones, se consumen porciones más grandes. El primer paso entonces es retomar el tamaño de porciones adecuado, al principio se sentirá un poco insatisfecho, pero hay que poner voluntad y superar esa sensación.

– Reorganícese con los horarios. Los horarios de las comidas también sufren desarreglos en las vacaciones: desayunos salteados porque uno se levanta tarde, o el día se convierte en una especie de ingesta continua de comida. Lo mejor es realizar al menos las cuatro comidas habituales, ya que eso hace que se llegue “con un pie puesto en el freno” a la siguiente comida, y se evita comer en exceso.

– Hidratación. Tomar gaseosas o bebidas alcohólicas, una costumbre veraniega, no implica hidratarse. La mejor manera de hacerlo es bebiendo agua. Lo ideal: dos litros diarios para las mujeres y 2,5 litros para los hombres.

– Desayune otra vez. El desayuno nos brinda la energía necesaria para encarar el día. Lo mejor es incluir proteínas ya que permanecen más tiempo en el estómago lo que brinda una sensación de saciedad, e hidratos de carbono, que nos dan energía. Los cereales con leche, un pan con queso magro o un yogur con alguna fruta son tres alternativas útiles.

– Incluya frutas y verduras. Es común que la variedad y calidad de la comida cambie durante las vacaciones, sobre todo por la inclusión de más harinas, y la exclusión de frutas y verduras. Reincorpórelas, incluya frutas tanto en desayuno como entre las comidas; en el almuerzo o la cena. Comience primero con una ensalada de verduras. La recomendación actual incluye cinco porciones entre verduras y frutas de diferentes colores por día.

– Retome la actividad física. Es uno de los primeros pasos para deshacernos de los kilos extra que se acumulan en los días de ocio absoluto.

– Registre sus comidas. Es probable que durante las vacaciones se pierda la noción de lo que ingerimos. El hecho de anotar y luego releer lo que se come hace que nuestro cerebro realmente registre lo que estamos comiendo.

– Cocine alimentos nuevos. Tener variedad en los alimentos es beneficioso, ya que con ello se ayuda a aumentar la variedad de nutrientes.

Blog nutrición y salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.