Cuidado con las dietas milagro

En los últimos años se han puesto de moda las dietas milagro, estas dietas proponen  soluciones mágicas, rápidas y con escaso esfuerzo. Pero más allá de la alocada propuesta que puede surgir de una dieta milagro, muchos pensarán: ¿qué tanto me afectará si sólo dura unos pocos días?. Sin embargo, nuestro metabolismo sufre las consecuencias a corto plazo y podemos sufrir secuelas aun tiempo después de dejar una dieta milagro.

Es probable que las dietas milagro nos permitan perder peso en un determinado tiempo, pero acabado ese tiempo  cuando regresamos a la alimentación habitual, generalmente volvemos a alcanzar  peso previo o alcanzamos uno mayor. Estamos ante el famoso efecto rebote.

El efecto rebote se produce como consecuencia de someter a nuestro organismo a una “dieta de hambre”, con lo cual le damos poco sustrato y éste se ve obligado a reducir el gasto calórico para funcionar con poca energía. Cuando acabamos la “dieta de hambre”, el cuerpo absorberá más de lo provisto y como lo provisto es extremadamente diferente a lo poco que le dabamos antes, es lógico que aumentemos de peso.

Por otro lado, las dietas milagro pueden proponernos utilizar productos mágicos que dañan la salud, pueden ser muy desequilibradas en términos nutricionales.

Lo aconsejable es mantenernos al margen de estas dietas milagro que pueden alterar el funcionamiento de nuestro organismo para siempre y adentrarnos en un proceso en el cual poco a poco aprendamos a comer mejor y vivir con hábitos más saludables. De esta manera, si tenemos unos kilos de más lograremos adelgazar y una vez que el cuerpo logre un peso apropiado podemos sostener dicho peso sin sufrir hambre ni realizar locuras. Es decir, podremos adelgazar sanamente y disfrutar de los resultados por mucho tiempo.

Blog nutrición y salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.