¿Dieta o antidieta?

He decidido escribir este post porque últimamente me están preguntando bastante por mi alimentación. Al comenzar a alimentarme de forma crudivegana adelgacé mucho, pero de manera progresiva (1 kg/ semana), y a día de hoy mantengo mi peso. Para mi no ha sido cuestión de dieta, sino de cambiar la forma de verme a mi misma y a la comida.
Espero que esto resulte útil a quienes quieren sentirse bien en su cuerpo y no saben por donde empezar…

Aunque la obesidad esta considerada como una patología médica, también intervienen factores psicológicos y culturales.

¿Por qué la gente tiene sobrepeso?. La respuesta puede parecer sencilla: porque comen demasiado. Pero esto no es siempre así, ni tampoco que las personas delgadas comen poco.

Si busco una definición de obesidad encuentro: exceso de grasa corporal. Establecer el nivel óptimo de grasa corporal y medirlo es complejo.
Para ello se han creado algunas herramientas, como las tablas de peso ideal, el Indice de Masa Corporal, aunque han recibido críticas porque no tienen en cuenta variables como la edad o el sexo.
La distribución de la grasa corporal si es informativa de los riesgos que supone para la salud: en hombres en el abdomen y en mujeres en caderas y glúteos.

Algunos de los efectos negativos de la obesidad sobre el organismo son: alteraciones cardiovasculares, hipertensión o diabetes tipo II. Además se sobrecarga el sistema circulatorio, pulmonar, óseo,vesícula o el hígado.

La obesidad no tiene una única causa: hay causas diferentes para diferentes sobrepesos. Dentro de las causas hereditarias y biológicas existen: problemas metabólicos (tasa metabólica basal insuficiente), endocrinos ( alteración de la regulación hormonal), neurofisiológicos (regulación del apetito), fármacos (engordar por efectos de algunos medicamentos).
Quizás es más fácil pensar que nuestro sobrepeso se debe a alguno de estos motivos, ya que nos sitúa en una posición cómoda, ya que es algo externo a nosotros, que nos viene dado. Pero es evidente que no todo el mundo engorda por causas biológicas.
Los factores psicológicos-ambientales también juegan un papel importante, aunque muchas veces pasa desapercibido. La obesidad contextual se produce por el estilo de vida que llevamos. Algunos factores son: sedentarismo, nivel socioeconómico (la obesidad es más frecuente en personas de clase media-baja), el sexo (mayor prevalencia en las mujeres), imagen corporal alterada, o seguir dietas muy restrictivas (cuanto más se controla la dieta más probabilidad hay de saltársela).
Este último punto es muy importante: al seguir una dieta que limita mucho, surgen antojos y tendemos a aliviar la tensión y ansiedad dándonos un atracón: de perdidos al río… ya que te la saltas, te la saltas bien. Esto, a su vez, hace que nos sintamos peor aún y surge la culpa.

Todas las dietas para perder peso funcionan (otra cosa es que sean más o menos saludables), pero se suelen emplear como una «tirita», como algo provisional. Seguimos una dieta temporalmente para adelgazar, pero estamos deseando terminarla para volver a comer lo de antes. Y lo digo convencida, por lo menos a mí me pasaba siempre que hacía dieta. Si se prohíbe algo se retoma con más ansia: el control excesivo lleva al descontrol. Por eso creo que las dietas no son la solución a largo plazo.

Entonces, ¿no es posible perder peso de manera duradera?. Si. Esto lo digo como persona que ha sufrido sobrepeso y también como psicóloga.
En primer lugar, debemos revisar nuestra motivación para cambiar la alimentación, ver los pros y los contras. Las metas que se plantean deben de ser realistas, y a medio-largo plazo, no pretender perder 20 kilos en un mes para ir a la playa. Más vale lento pero seguro. También se deben abordar los hábitos y el estilo de comer, de manera individual, ya que cada persona tiene sus propias circunstancias.
No etiquetar alimentos como buenos o como malos, sino plantearse una alimentación variada y sin darle carga emocional a la comida. Sentarse a comer (sin distracciones), cuidar la presentación de la comida, masticar mucho, hacer ejercicio habitualmente, leer sobre nutrición… Son cosas que ayudan mucho, es necesario cambiar el chip.

Yo tengo alimentos prohibidos en mi alimentación: los de origen animal, pero no por una dieta, sino por convicción ético-personal, y nunca tengo antojos de ellos.

Comas lo que comas, seas vegetariano o no, mi opinión es que se debe dar prioridad a alimentos naturales: frutas, verduras, si son crudos maravilloso!!. También incluir cereales,legumbres, semillas, germinados, grasas sanas como el aguacate…

¿Culto al cuerpo?. Si, pero al cuerpo de uno mismo, sin compararse con nadie ni con cánones de belleza, tratar de sentirse bien en un peso razonable. Nuestro cuerpo es nuestro vehículo en la Tierra, tenemos que mimarlo, amarlo y cuidarlo para poder vivir todo lo que la vida nos regala.

Nutrición esencial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.