Sustitutos del azúcar


En el mundo hay aprobado cerca de 15 sustitutos del azúcar y más de 10.000 productos bajos en calorías elaborados con este tipo de endulzantes, tales como galletas, bizcochos y chocolates. Acá os dejamos un resumen de cuáles son los más conocidos para que elijáis el que más se ajuste a tus posibilidades y te sea útil.

• Aspartamo: Se ha hecho uno de los más populares, es un polvo blanco 200 veces más dulce que el azúcar y se emplea en numerosos elaborados, como helados, postres y alimentos que pueden ser congelados. No se recomienda su uso en platos que necesitan cocción sobre los 30º.
• Sacarina: Se trata de un endulzante 300 veces más dulce que el azúcar, al igual que los otros no produce respuesta glicémica. Es el más antiguo de los edulcorantes, se presenta en sobrecitos, pastillas o líquida, tiene larga duración y se elimina a través de la orina, puede ser utilizada para cocinar, pero sus medidas son iguales que el azúcar.
• Glucemius (isomalt): Proviene del azúcar de la remolacha, es un ingrediente natural, está demostrado que puede ser utilizado por diabéticos sin riesgos , ya que no eleva los valores glucémicos, se vende como endulzante de mesa.
• Sucralosa: Aunque en España solo se comercializa en la industria alimentaria, es un edulcorante que ha marcado un hito, Elaborado a partir del azúcar, mediante procesos químicos es una buena opción, que no pierde sabor, y no influye sobre el metabolismo de los carbohidratos, ni de la glucosa. Es 600 veces más dulce que el azúcar, muy estable a altas temperaturas, por lo que es apto para cocinar.
• Acesulfame potásico: Este es el aliado por naturaleza del aspartame, suele acompañarlo en todas las marcas que se encuentran a la venta, aporta dulzor y no influye en los niveles glicémicos, está incluido en mas de 4000 productos alimenticios, que están a la venta, como bebidas, zumos de frutas, confites, chicles, golosinas etc. y es apto para someterse a altas temperaturas.
• Fructosa: La fructosa es un monosacárido que tiene la misma fórmula que la glucosa, pero con estructura molecular diferente. Es denominada el azúcar de las frutas ya que se encuentra presente en ellas y en algunas verduras, como también en la miel. Aporta algunas calorías, aunque pocas, y además modifica los valores glicémicos, por lo que no es recomendado en personas diabéticas.

Todos son buenos reemplazos del azúcar blanco, pero no todos son aptos para cocción o para patologías como la diabetes o la obesidad, debemos siempre tener en cuenta leer las etiquetas nutricionales, y ante la duda consultar con el especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.