Consejos para el colon irritable


Las personas con colon irritable deben aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra (pan integral, frutas con piel y verduras), consumir suplementos de salvado de trigo (4 a 8 cdas. al día, mezclados con líquidos o alimentos).

Es importante modificar sus hábitos alimenticios:

• Hacer una dieta pobre en grasas y rica en proteínas.
• Comer despacio y masticar bien los alimentos.
• Aumentar la ingesta de agua (2 litros por día).
• Evitar las bebidas con gas y los alimentos flatulentos: coliflor, garbanzos, lentejas, coles de Bruselas, cebollas, puerros, guisantes, frutos secos.
• Evitar alimentos que lo perjudican: especias, alcohol, tónica, sopas deshidratadas, cacao, lácteos y sus derivados, pan, pasteles, helados, mantequilla.
• Mantener un horario fijo de comidas.
• Evacuar a la misma hora en lo posible, preferentemente después del desayuno.
• Realizar ejercicios físicos: caminar, andar en bicicleta, nadar.
• No consumir laxantes.
• Evitar situaciones nerviosas o estresantes.

Que comer:

• Verduras: se pueden comer todo tipos de verdura, ya que son una excelente fuente de fibra, vitaminas y minerales. Se debe optar por su consumo fresco y descartar aquellas de preferencia congelada o enlatada. Pueden ser consumidas crudas o cocidas. Si se pueden comer crudas, se recomienda ingerirlas de esta manera, ya que así conserva la totalidad de su valor alimenticio.
• Cereales integrales: estos deberían formar parte importante de toda buena dieta, ya que son una excelente fuente de energía, fibra, vitaminas y minerales. La proporción mas adecuada es que las fibras constituyan el 30 por ciento de los alimentos que se ingieren.
• Legumbres: son, al igual de los cereales integrales, una excelente fuente de energía, minerales y proteínas. Si se desea bajar de peso, se deben comer en pequeñas cantidades. Algunas legumbres son las lentejas, las arvejas, los garbanzos y la soja.
• Pescado: se puede consumir tres o más veces por semana. En lo posible se deben evitar os mariscos.
• Pollo: puede consumirse una o dos veces por semana, cocinado sin piel ni grasa. Procure conseguir aquellos que sean alimentados de la manera más natural posible.
• Carne: se puede consumir una o dos veces por semana. Los chicos pueden consumir una mayor cantidad de carne, y los ancianos menos. El cerdo, el cordero, el chivito y las carnes de caza no son recomendables.
• Frutas: salvo la banana, que se califica como un alimento feculento, pueden consumirse todas. Sin embargo, debe comerse fuera de la hora de comidas, al menos una hora antes o tres horas después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.