Trastornos alimenticios en los adolescentes

Trastornos alimenticios en los adolescentes

Post 9

Un niño debe ser educado en modales, en comportamiento, en tareas de la casa, en conceptos de responsabilidad y, por supuesto, a la hora de sentarse en la mesa. Aprender a comer sano y variado es vital para el desarrollo humano de un niño, ya que los hábitos que adquiera en sus primeros años probablemente los mantendrá a lo largo de su vida. Así, si un niño dice que odia la verdura y por consiguiente la borramos de su dieta, probablemente ese infante no volverá a probarla durante el resto de su vida. Si por el contrario, incorporamos verdura a su dieta de manera amena y variada, casi sin darse cuenta nuestro hijo se adherirá a la costumbre de incluirla en su dieta.

Enseñar a nuestros hijos a comer con fundamento es también básico para evitar posibles trastornos alimenticios en su adolescencia, tales como anorexia o bulimia. Si un niño come sano sorteará problemas de obesidad y evitará que comer mucho o comer poco se convierta en una obsesión. Y es que un adolescente que alcanza los 15-16 años con irregularidades en su dieta necesitará acudir a una terapia psicológica en Madrid, ciudad en la que los profesionales en este ámbito son respetados, con la intención de regular no sólo lo que come, sino la actitud con la que come.

Es sumamente peligroso asumir este tipo de trastornos sin la ayuda de un profesional, ya que habitualmente es difícil que la propia familia consiga reeducar a una persona que sufre anorexia o bulimia.

Por ello, es importante atajar el problema a tiempo y comenzar a consultar a un psicologo online Madrid, que nos informará sobre cuáles son los primeros pasos que debemos tomar para que nuestro hijo supere este problema de la manera más rápida y menos dañina posible.

Sin Comentarios

Deja tu comentario